Publicado: 25 de Junio de 2019

El Tribunal Supremo acuerda y formaliza que los gastos notariales y de gestoria originados al formalizar un préstamo hipotecario , sin importar su antigüedad, deben repartirse entre banco y cliente, ("la intervención notarial interesa a ambas partes, por lo que los costes de la matriz de la escritura de préstamo hipotecario deben distribuirse por mitad").

Asimismo los gastos de inscripción en el Registro originados en la constitución de la hipoteca los debe asumir en su totalidad la entidad acreedora, ("la garantía hipotecaria se inscribe a favor del banco prestamista, por lo que es a este al que corresponde el pago de los gastos que ocasione la inscripción de la hipoteca").